Comunicado del hermano Alois

Un trabajo por la verdad

Martes 4 de junio de 2019

En estos momentos en los que la sociedad y la Iglesia buscan poner a la luz los abusos y las agresiones sexuales, en particular a menores y personas vulnerables, con mis hermanos vemos necesario tomar la palabra. En Taizé, acogemos desde hace décadas, semana tras semana, a miles de jóvenes y menos jóvenes de Europa y del mundo entero.

Conscientes de nuestra responsabilidad y de la confianza que nos hacen los jóvenes, sus familias y sus acompañantes, siempre hemos buscado que esa acogida sea en las mejores condiciones, desde el respeto a las convicciones y una gran atención a la seguridad y a la integridad de todos.

Sin embargo, entre los participantes a los encuentros, ya sea entre jóvenes o jóvenes y adultos, las agresiones a la integridad podrían haber ocurrido. Cuando hemos sido informados, nos aseguramos de escuchar a las víctimas, y también de informar a las autoridades competentes, judiciales y eclesiales.

Entre otras medidas, desde 2010 una página del sitio de Internet [http://www.taize.fr/es_article22043.html] está dedicada a la protección de las personas y una dirección de correo electrónico está destinada a facilitar una posible denuncia. En Taizé, un hermano y otras personas externas a la comunidad están encargadas para escuchar a cualquier persona que tenga conocimiento de una agresión de carácter sexual u otra forma de violencia, en particular si se trata de menores de edad. Esto forma parte de la información que se da a todos los participantes a su llegada.

Si tomo la palabra hoy, es porque he sabido con una muy gran tristeza de casos que implican a hermanos; incluso si son antiguos, hemos pensado, en comunidad, que debemos hablar. Se trata de cinco casos de agresión de carácter sexual a menores, entre los años 50 y 80, cometidos por tres hermanos diferentes, dos de los cuales ya son difuntos desde hace más de quince años.

Cuando me informaron de las acusaciones, mi primer paso ha sido escuchar, con otros hermanos, a las personas víctimas, en un absoluto respeto a su palabra, entender su sufrimiento y acompañarlos lo mejor posible.

En los últimos años, en la sociedad y en la Iglesia, la comprensión de la gravedad de toda agresión a la integridad por suerte se ha profundizado. Esto encuentra un eco en la evolución de la ley francesa que requiere informar de todos los casos, independientemente de la época en que los hechos ocurrieran.

Para continuar nuestro trabajo por la verdad, y después de haber hablado primero con las víctimas, acabo de informar al Fiscal de la República de estos cinco casos.

Reconocemos que también forman parte de la historia de nuestra comunidad estas agresiones cometidas en el pasado por algunos hermanos. Para nosotros, este comunicado se inscribe en un trabajo por la verdad que ya comenzó con la escucha a las víctimas y aun hoy nuestros primeros pensamientos se dirigen hacia ellas; escuchando lo que han vivido y sufrido, sentimos vergüenza y una profunda tristeza. Es posible que este comunicado aliente a otras posibles víctimas a darse a conocer: las escucharemos y acompañaremos en los pasos que quieran emprender.

Estamos convencidos de que sacando a la luz estos actos contribuiremos, ayudados por personas externas a la comunidad, a proteger de manera eficaz a quienes nos dan su confianza viniendo a Taizé. Si hablo hoy, es por que se lo debemos tanto a las víctimas, a sus familiares, como a aquellas y aquellos que buscan en Taizé un lugar de confianza, de seguridad y de verdad.

Hermano Alois

Cualquier agresión, antigua o reciente, cometida contra un menor o un mayor, ya sea por un hermano que abusó de su ascendencia moral o por cualquier otra persona, puede ser informada en la dirección de correo electrónico protection taize.fr, o en una asociación de ayuda a las personas víctimas en tu país.


Viernes 19 de julio de 2019

Tras la declaración del hermano Alois el 4 de junio, algunas personas han escrito a la dirección de correo protection taize.fr. Esto ha llevado al hermano Alois a informar al fiscal de dos acusaciones de agresión sexual a menores que ocurrieron en los años sesenta y setenta, por un hermano fallecido hace más de veinte años y otro hermano que abandonó la comunidad hace más de cuarenta años. Además, otros testimonios implicaron una vez más a uno de los hermanos mencionados en la declaración, quien falleció hace más de quince años, y describe un abuso de autoridad que lleva al contacto sexual a jóvenes mayores de edad.


18.10.2019 & 21.10.2019

Desde la carta del 4 de junio, "Una trabajo por la verdad", el hermano Alois recibió recientemente el testimonio de una mujer que describe un fuerte acoso de la parte de un hermano, acusándolo de manipulación y acoso espiritual, psicológico y sexual, durante varios años y hasta este verano. Según su relato, este acoso comenzó en año 2003, cuando, como joven adulta, participaba en los encuentros internacionales de Taizé.

El hermano Alois comunicó esto inmediatamente a las autoridades pertinentes, y la policía ha recogido el testimonio de la víctima. El hermano en cuestión fue acusado de "violación y agresión sexual" y puesto en prisión preventiva. Ahora corresponde a la justicia establecer los hechos y calificarlos legalmente.

El hermano Alois declara : « Con mis hermanos, nos encontramos en estado de shock. Queremos que salga todo a la luz. Un tal acoso es completamente incompatible con nuestra vida. Haremos todo lo posible para apoyar a la víctima y yo voy a permanecer a su lado. »

Todos aquellos que deseen con los hermanos sobre esta noticia pueden contactar con la comunidad a través de este número de teléfono: 03 85 50 30 30. Quienes están actualmente en la colina de Taizé, los hermanos, las hermanas y psicólogos de afuera están disponibles para escuchar a quienes lo deseen.

Para continuar con este trabajo por la verdad, la comunidad os recuerda que diversas medidas se han puesto en marcha para acoger los testimonios, incluyendo una dirección de correo electrónico protection taize.fr.


Si deseas reaccionar a esta publicación, puedes usar el formulario a continuación.


Entrevista con La Croix (Junio 2019)

El hermano Alois responde a las preguntas formuladas por el diario francés La Croix en una entrevista titulada "Les debemos claridad a los jóvenes que vienen a Taizé".

(Preguntas de Anne-Bénédicte Hoffner).

- ¿Qué medidas tomó cuando se dio cuenta del abuso sexual por parte de hermanos?

  • H. Alois: En primer lugar, cuando me informaron, escuché, con otros hermanos, a las víctimas, con un absoluto respeto de su palabra, para escuchar su sufrimiento. Las víctimas no querían que su testimonio fuera transmitido a la justicia, por lo que me pareció que la prioridad era escucharlos y acompañarlos lo mejor posible. Con muchos de ellos, pudimos mantenernos en contacto e incluso acogerlos en Taizé. Me impresionó el ver que algo se liberara en ellos tan pronto como su palabra fue tomada en serio. Estaban asombrados de que yo creyera en su testimonio; No lo esperaban.

- ¿Por qué ha decidido transmitir estos hechos hoy a la justicia?

  • H. Alois: Al escuchar a las víctimas, medí la gravedad de cualquier agresión sexual, cualquier violación de su integridad. Solo a través de este acompañamiento entendí su profunda necesidad de justicia para poder lograr una cura. Esto me convenció de la necesidad de ir más allá. El lunes 3 de junio, informé al fiscal de estas situaciones que involucran a hermanos de la comunidad.

- ¿Se trata de violaciones?

  • H. Alois: No, que yo sepa, nunca ha habido violación. Pero esto de ninguna manera minimiza el sufrimiento de las víctimas. De ahora en adelante, estos hechos están en manos del fiscal a quien corresponde el calificarlos.

- ¿Se informó a las víctimas del proceso emprendido ante la justicia?

  • H. Alois : Sí, los contactamos de antemano para informarles de este paso de la verdad. Nos dieron su acuerdo.

- ¿Comparte toda la comunidad su opinión acerca de la necesidad de este proceso legal?

  • H. Alois. : Sentí que podía contar con la madurez de la comunidad y que esta madurez permitía e incluso requería este proceso. Cuando compartí con mis hermanos mi deseo de aclarar la situación desde un punto de vista judicial, reflexionamos en pequeños grupos, asociando a nuestros hermanos que viven en nuestras fraternidades en el extranjero. Por supuesto, estábamos preocupados por las consecuencias, pero ninguno expresó reticencias. Incluso si nos cuesta, la decisión de informar los hechos al fiscal se impuso rápidamente. Muy pronto, también, nos dimos cuenta de la importancia de llevar a cabo el trabajo de la verdad con nuestros seres queridos y con las decenas de miles de jóvenes y menos jóvenes que vienen a Taizé cada año. A ellos, también, les debemos la verdad sobre estas agresiones que son parte de nuestra historia. Los jóvenes confían en nosotros: es una responsabilidad inmensa y no deberíamos tener secreto silencioso sobrevolando la colina. Soy consciente de que esta noticia va a doler mucho: me gustaría que me lo dijeran. Pero espero especialmente que este enfoque, que debemos a las víctimas y sus familiares, ayude a evitar cualquier falsa idealización y permita que los jóvenes continúen encontrando en Taizé un lugar de escucha y confianza. Con este paso, queremos hacer nuestra contribución a la obra de la verdad en la Iglesia.

Entrevista con KNA (Agencia de prensa católica en Alemania) - Junio 2019

(Preguntas realizadas por Volker Hasenauer)

- Su comunidad ha hecho públicas las acusaciones de agresión de caracter sexual contra tres hermanos. ¿Hasta qué punto pueden estar seguros de que no se dan casos de violencia sexual en Taizé en la actualidad ?

  • H. Alois : No podemos estar absolutamente seguros. Desde 2010 tenemos una página en internet con informaciones relativas a este tema, e invitamos a que se nos notifiquen los eventuales casos de agresión que se hayan podido producir. Nuestra publicación actual puede animar a otras personas a notificar las agresiones. Por el contacto con las personas afectadas nos hemos dado cuenta de lo importante que es para ellas el que alguien les escuche sin prejuicios y sin poner en duda sus palabras.

- ¿Por qué las agresiones no han sido detectadas durante tanto tiempo, y por qué las hacen públicas ahora, habiendo ya indicios iniciales desde 2010 ?

  • H. Alois : Mi primera preocupación fue escuchar a las víctimas, en el respeto absoluto a su palabra. Queríamos mostrarles que tomábamos en serio lo que les había pasado. Al mismo tiempo, las personas afectadas no querían que los hechos se hiciesen públicos. Pero, con el tiempo se hizo más claro que no podíamos quedarnos en eso. Se lo debíamos a las víctimas y a sus familias, y también a todos aquellos que confían en nosotros y vienen con los jóvenes a Taizé.

- Dos de los acusados ya han fallecido. El tercero, ¿puede continuar siendo miembro de su comunidad?

  • H. Alois : El hermano en cuestión no tiene ninguna relación con los encuentros de jóvenes desde hace años. El no podría vivir solo, y nosotros seguimos teniendo una responsabilidad para con él.

- ¿Cómo aseguran ustedes que los hechos no se volverán a producir?

  • H. Alois : Cuando tuve conocimiento de las acusaciones tomé una serie de medidas, además del contacto con las victimas, para mejor proteger la seguridad y la integridad de aquellos que se confían a nosotros. Entre otras medidas, tenemos por regla, desde hace mucho tiempo, el tener entrevistas personales solamente en los lugares previstos a tal efecto en lugares abiertos. Junto con personas expertas exteriores a la comunidad hemos reflexionado, y continuamos haciéndolo hoy en día, sobre que podemos hacer, especialmente en lo concerniente a la relación con los responsables de los grupos que vienen a Taizé y en materia de formación de nuestros hermanos.

- ¿En qué medida los casos de agresión socavan el deseo de Taizé de ser un lugar abierto y pacífico de oración e intercambio para los jóvenes de todo el mundo?

  • H. Alois : Es cierto que muchos jóvenes confían mucho en nosotros. Estos casos en el pasado son por tanto si cabe más serios. Pero estamos convencidos de que solo podemos estar a la altura de esta confianza al abordar abiertamente los acontecimientos. También puede ayudar a no idealizar a Taizé y a los hermanos: queremos que los encuentros estén cimentados en la realidad para que los jóvenes puedan seguir encontrando en Taizé un lugar de verdadero encuentro y confianza.

Printed from: http://www.taize.fr/es_article26171.html - 22 November 2019
Copyright © 2019 - Ateliers et Presses de Taizé, Taizé Community, 71250 France